Saltar al contenido

El sistema de salud en Colombia antes de la Ley 100: Descubriendo el pasado de las EPS

¿Cómo era el sistema de salud en Colombia antes de la Ley 100?

Antes de la implementación de la Ley 100 en Colombia, el sistema de salud era completamente diferente al que conocemos hoy en día. En aquel entonces, los colombianos dependían principalmente de las EPS o Entidades Promotoras de Salud para acceder a los servicios médicos necesarios. Sin embargo, este modelo presentaba una serie de desafíos y limitaciones que afectaban a la población en general.

1. Un sistema de salud fragmentado

Uno de los problemas más evidentes del sistema de salud pre-Ley 100 era su fragmentación. Cada EPS operaba independientemente, lo que dificultaba la coordinación de la atención médica y generaba retrasos en los procesos. Además, los usuarios se encontraban limitados a utilizar los servicios de la EPS a la que estaban afiliados, sin opción de buscar alternativas más convenientes.

Esta fragmentación también se reflejaba en la falta de unificación en los criterios de atención y en la calidad de los servicios ofrecidos. Algunas EPS tenían una mejor infraestructura y acceso a medicamentos, mientras que otras carecían de recursos básicos para brindar una atención adecuada a sus afiliados. Esto generaba inequidades en el sistema y dejaba a muchos colombianos sin el acceso oportuno a servicios de calidad.

2. Barreras económicas

Otra problemática importante que enfrentaban los colombianos en el sistema de salud anterior a la Ley 100 eran las barreras económicas. Para acceder a los servicios de salud, era necesario pagar una cotización mensual a la EPS correspondiente, lo que implicaba un gasto adicional para las familias de bajos recursos. Aquellos que no podían costear esta cotización quedaban excluidos del sistema y se veían obligados a recurrir a servicios de salud de menor calidad o incluso a no recibir atención médica.

Además, existían copagos y cuotas moderadoras que debían ser pagadas directamente por los usuarios al momento de recibir atención médica. Estos costos adicionales podían resultar prohibitivos para muchas personas, lo que dificultaba aún más el acceso a servicios de salud de calidad.

3. Atención centrada en la enfermedad

Antes de la implementación de la Ley 100, el enfoque principal del sistema de salud en Colombia se centraba en el tratamiento de enfermedades, más que en la promoción y prevención de la salud. Esto significa que se priorizaba la atención de pacientes en etapas avanzadas de enfermedades, dejando de lado la detección temprana y la promoción de estilos de vida saludables.

Esto generaba una situación en la que muchas enfermedades eran diagnosticadas tarde, cuando ya estaban en etapas avanzadas y difíciles de tratar. Además, no se brindaba suficiente educación y apoyo a la población para prevenir enfermedades y mantener una buena salud, lo que contribuía a un aumento en la carga de enfermedades crónicas y un costo elevado para el sistema de salud.

4. Limitaciones en la atención especializada

Otro desafío del sistema de salud anterior a la Ley 100 era la limitación en la atención especializada. Muchas EPS no contaban con suficientes especialistas en diversas ramas médicas, lo que dificultaba el acceso a una atención de calidad para enfermedades específicas. Además, los tiempos de espera para consultas y procedimientos especializados eran largos, lo que causaba preocupación y retrasos significativos en el tratamiento de los pacientes.

También era común que los medicamentos especializados no estuvieran disponibles en las EPS, obligando a los pacientes a costearlos por su cuenta o buscar alternativas más costosas o menos efectivas. Esto generaba una inequidad en el acceso a tratamientos y medicamentos necesarios para enfermedades complejas y crónicas.

La transformación con la Ley 100

Con la implementación de la Ley 100 en 1993, el sistema de salud en Colombia experimentó una transformación significativa. Esta ley introdujo cambios estructurales y sustanciales para mejorar el acceso y la calidad de los servicios de salud en el país. A continuación, veremos algunos de los aspectos más relevantes de esta transformación:

1. Creación del Sistema General de Seguridad Social en Salud (SGSSS)

La Ley 100 estableció la creación del SGSSS, un modelo en el que se integran diferentes actores del sistema de salud, como las EPS, las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) y el Estado. Este sistema busca garantizar la protección financiera y la prestación de servicios de salud a toda la población colombiana.

2. Aseguramiento universal

Con la Ley 100, se implementó el aseguramiento universal, lo que significa que todas las personas en Colombia tienen derecho a acceder a los servicios de salud, independientemente de su capacidad económica. Esto se logró a través de la afiliación a las EPS, que se convirtieron en las entidades responsables de garantizar la atención médica a los afiliados.

3. Plan Obligatorio de Salud (POS)

Para asegurar la calidad y la uniformidad de los servicios de salud, se estableció el Plan Obligatorio de Salud (POS). Este plan define el conjunto de servicios que todas las EPS deben garantizar a sus afiliados, incluyendo consultas médicas, exámenes diagnósticos, medicamentos esenciales, hospitalización y cirugías, entre otros.

El POS presentaba mejoras significativas en comparación con el sistema anterior, ya que incluía una cobertura más amplia y garantizaba la atención en diferentes niveles de complejidad, desde la atención primaria hasta la atención especializada.

4. Enfoque en la promoción y prevención

Con la implementación de la Ley 100, se hizo énfasis en la importancia de la promoción y prevención de la salud. Se estableció la obligatoriedad de realizar actividades de promoción de estilos de vida saludable y se buscó detectar de manera temprana enfermedades que pudieran prevenirse o tratarse de forma efectiva en las etapas iniciales. Esto tenía como objetivo principal reducir la carga de enfermedades crónicas y mejorar la calidad de vida de la población colombiana.

Conclusión

La implementación de la Ley 100 en Colombia representó una transformación significativa en el sistema de salud del país. A pesar de que aún existen desafíos y áreas de mejora, esta ley permitió mejorar el acceso y la calidad de los servicios de salud, garantizando la protección financiera de los ciudadanos y promoviendo una atención integral y preventiva. Sin embargo, es importante seguir trabajando en fortalecer y mejorar el sistema de salud en Colombia para asegurar que todos los ciudadanos tengan acceso a servicios de calidad y que se promueva una cultura de prevención y cuidado de la salud.